La asociación cultural ‘La Carrahila’, con la cual esta propia fundación tiene una alianza, organizó el lunes 5 de agosto su VII Juntamente. El objetivo para esta reunión es dar a conocer los pasos llevados a cabo por dicha asociación para proteger el yacimiento arqueológico del Cabezo de la Cobertera, que se encuentra en los municipios de Abarán y Blanca. También se trató el plan del proyecto arqueológico para cubrir este enclave reconocido como Bien de Interés Cultural. 

El acto contó con la presencia del alcalde de Blanca, Pedro Luis Molina Cano; el alcalde de Abarán, Jesús Gómez Montiel; representante de las Actuaciones Arqueológicas de Suroeste, Juan Antonio Ramírez Águila; y de la Asociación Cultural ‘La Carrrahila’, Jesús Joaquín López Moreno y Joaquín Caballero Soler. El juntamente fue moderado por el profesor doctor de la UMU José Molina Ruiz. 

¿POR QUÉ EL CABEZO DE LA COBERTERA TIENE TANTA IMPORTANCIA?

El yacimiento arqueológico del Cabezo de la Cobertera fue declarado Bien de Interés Cultural con categoría de monumento el pasado 28 de junio. Como explica la Asociación Cultural ‘La Carrahila’ en su web, su relevancia se basa en ser el mejor ejemplo de granero fortificado andalusí conservado en la Península Ibérica. 
 
Asimismo, el conjunto de las estructuras conservadas constituyen el único bien arqueológico de los periodos andalusí y mudéjar -de la edad Media- que se encuentra excavado en su integridad en el Valle de Ricote. De igual modo, este granero fortificado constituye la única prueba existente de la de la documentada alquería (aldea) andalusí de al-Darrax.

SUS PUNTOS FUERTES

Así pues, el yacimiento del Cabezo de la Cobertera es un «potencial de primerísimo orden» para divulgar el pasado andalusí y mudéjar de la desaparecida alquería de al-Darrax, así como de todo el Valle de Ricote.  Además, el ser el mejor ejemplo de granero fortificado excavado en España le aporta una singularidad excepcional, debido a que se convierte en un potencial reclamo científico, cultural y turístico para Abarán y el resto del Valle de Ricote. 
 
Por otro lado, la ubicación del enclave ofrece una visión de 360 grados de la zona norte del Valle de Ricote. Esto supone que sea un mirador ideal para explicar la evolución del paisaje y del poblamiento a la largo de la historia. Asimismo, se podría convertir en un Centro de Interpretación del Paisaje Histórico del Valle de Ricote. Esto es un proyecto didáctico-cultural que están elaborando en la Asociación Cultural ‘La Carrahila’, como parte de su proyecto ‘Legado vivo’. 

DETERIORO

No obstante, desde que terminaron hace 30 años las excavaciones arqueológicas, el Cabezo de la Cobertera ha estado expuesto a las inclemencias meteorológicas y a los actos vandálicos. Entre esto, la asociación cultural ha sobresalido el pobre estado e conservación de las estructuras y su escaso alzado. Además, ha apuntado que dicha situación ha ido empeorando con el paso del tiempo y se ha producido un «acusado deterioro», como se puede observar en las imágenes de la zona. 
 

PLAN DE LA ‘CARRAHILA’

Ante esta situación de deterioro continuado, la Asociación Cultural la ‘Carrahila’ advierte de la necesidad de una intervención arqueológica para la protección del Cabezo de la Cobertera. Para ello, propone que el modo de actuación más eficaz y económico sería «realizar labores de limpieza y cubrición de las estructuras que se distribuyen por unos mil metros cuadrados». 
 
Los objetivos que recoge la entidad son claros: «impedir que el bien arqueológico catalogado BIC, con la categoría de monumento, siga deteriorándose y permitir, con esta primera medida, la conservación de las estructuras del granero fortificado para las generaciones venideras». De este modo, la iniciativa presentada está enmarcada dentro del proyecto ‘Legado vivo’. Esto supone la limpieza de basuras y restos vegetales de toda la superficie del yacimiento y su cubación total. Dicha labor se tendría que llevar a cabo bajo la supervisión de un técnico arqueólogo. 
 
Esta sería la primera fase propuesta por la ‘Carrahila’, pero no es el final, ya que para el futuro, cuando hubiera mayores posibilidades económicas, la asociación propone programar una segunda fase en el Cabezo de la Cobertera. Esta se desarrollaría con el fin de poder restaurar algunas de las estructuras conservadas y explotar las potencialidades del yacimiento.